miércoles, 4 de mayo de 2016

Un objetivo central del gobierno empresario de Macri: crear desocupación

Un objetivo central del gobierno empresario de Macri: crear desocupación



Todas las afirmaciones gubernamentales que intentan disimular la ola de despidos, o intentan sugerir que en el futuro no se producirán más, son falsas.

Porque la desocupación es una estrategia del gobierno empresario de Macri. Claramente el objetivo es crear una gran masa de desocupados de manera de debilitar la fuerza de negociación de los trabajadores. Esta estrategia incluye aceptar aumentos en las negociaciones paritarias solamente si son mucho menores que la inflación y lograr, de esa manera, bajar el salario real, es decir el poder adquisitivo del salario en términos reales. De esta forma se  eleva la tasa de ganancia de las empresas, que es la estrategia central del gobierno empresario.

También de esta manera baja el salario medido en dólares, lo cual es importante para las empresas.

Cuando Macri dice “crear empleos de calidad”, en realidad se refiere, sin decirlo, a lograr que toda la mano de obra disponible trabaje para empresas privadas, con salarios muy bajos, y elevando la productividad, que se lograría aumentando la intensidad de trabajo y la duración de la jornada laboral, todo lo cual elevará la tasa de ganancia de las empresas. No se sabe si intentarán elevar la productividad invirtiendo en nueva maquinaria y equipo, que en términos relativos es la forma de elevarla sin necesariamente aumentar la intensidad o duración del trabajo. Desde ya que la inversión en maquinaria puede acarrear mayor intensidad del trabajo si las empresas obligan a sus obreros a realizar varias tareas complejas en forma simultánea. Otro problema con la elevación de la productividad en base a la inversión en nuevo capital fijo es que no produce mayor ganancia directamente, salvo que baje el costo en maquinarias, lo que es poco probable. La mayor rentabilidad se logra  a través del mercado, realizando una ganancia extraordinaria y apropiándose de una porción mayor de éste. Pero generalmente,  las empresas aprovechan la modernización tecnológica para despedir gente, reemplazando el trabajo personal por el trabajo de la máquina.

Cuando Macri habla de que el empleo estatal no sirve para nada, que es improductivo, etc., se refiere a lo mismo. La intención es lograr una gran masa de desocupados que garantice por su propio peso, la debilitación de la resistencia obrera, y de ese modo,  lograr salarios muy bajos. De la masa de mano de obra desocupada seleccionar lo que más convenga al empresario para someterla a la superxplotación del trabajo, porque eso es redituable, “productivo”, en el sentido de que eleva la rentabilidad empresaria. El trabajo estatal en salud, educación, cultura, etc., es un desperdicio en cuanto no eleva la ganancia empresaria, que es el único parámetro que se tiene en cuenta para medir a un trabajo como “de calidad”.
A todo esto se refiere Macri con “crear empleo de calidad”, que incluye el requisito de contar con una gran desocupación. La creación de este “empleo” de ninguna manera significa contrarrestar la desocupación, sino por el contrario cuenta como condición fundamental que la política del gobierno haya creado previamente una gran desocupación.

Crear una gran desocupación es un objetivo central de este gobierno empresario macrista. Todo lo que se diga para negarlo o disimularlo no responde a la verdad de los hechos.


Carlos A. Larriera
4.5.2016



martes, 3 de mayo de 2016

Los fondos buitre no le prestaron dinero a nadie

Qué son realmente los fondos buitre
Los fondos buitre no le prestaron dinero a nadie


En un artículo anterior explicábamos que los fondos buitre se basan en la securitización o titulización de la deuda externa.[1]
Citamos de ese artículo: La securitización o titulización es una operación que transforma la deuda tradicional entre prestamista y prestatario en una deuda cuyo acreedores son tenedores de bonos negociables no nominativos.”

El crédito tradicional sería el préstamo bancario, en el que el banco como institución sería el prestamista-acreedor. Citamos: “la securitización sería el caso en que el banco, en lugar de renovar el crédito y mantenerse como acreedor, cambia su función, y se transforma en intermediario de una operación en que el monto de la deuda pasa a manos de un elevado número de bonistas anónimos, de bonos no nominativos.”

“La securitización coloca al empresario “normal” en manos de prestamistas anónimos, que se cuentan por decenas, cientos o miles, cuya única finalidad es la especulación entre el precio de compra y el de venta o cobro al vencimiento.”

“Es lo que hizo Cavallo con la deuda externa cuando se “refinanció” siguiendo las directivas del Plan Brady. Hasta el Plan Brady los acreedores eran bancos. Después eran miles de bonistas.”

“No fue casual. Los grandes bancos internacionales temían no poder cobrar todas las deudas que debían los distintos países. Con el Plan Brady los bancos acreedores pasaron esa deuda a una multitud de bonistas y se desentendieron jurídicamente.”

“Los fondos buitres son el ejemplo más extremo de esta especulación de bonistas, apoyados implícitamente por el gobierno de EE.UU., como gerente de la parte más importante del capital concentrado internacional, dado que los bonos de deuda son una parte importante de este capital concentrado.”

Los fondos buitre no le prestaron dinero a nadie. Lo único que hicieron fue esperar a que por el default los precios de los bonos tuvieran un valor de venta mínimo en el mercado, para comprarlos, planificando especulativamente venderlos a su valor nominal de 100%. Para esta venta recurrieron a embargos y todo tipo de demandas judiciales, generalmente a jueces de Estados Unidos que estaban de su parte, como es el caso del Juez Griesa. (Una de las claudicaciones/complicidades de Cavallo, y gobiernos sucesivos, fue aceptar en los contratos la jurisdicción de tribunales extranjeros. El kirchnerismo no quiso o no pudo revertir esto en las reestructuraciones de deuda del 2005 y 2010.)

Los “préstamos” de los fondos buitre no son tales. Sólo han comprado bonos a precios mínimos, en una operación absolutamente especulativa, planificada minuciosamente del principio al fin. Esta es la estrategia habitual de los fondos buitre. Se dedican a esperar que la deudas externas de los distintos países, instrumentadas a través de bonos desde el Plan Brady, lleguen a su valor mínimo derivado de la incapacidad del pago o default, para comprar estos bonos y esperar el momento propicio para demandar su cobro por el 100% de su valor nominal, más intereses y “gastos”.

 Un caso paradigmático es el de la deuda externa en 1996 en Perú, durante la presidencia de Valentín Paniagua, sucesor del ya caído Fujimori. La deuda estaba en default desde la presidencia de Alan García. Finalmente consiguieron su objetivo en esa oportunidad.[2]

Una “deuda” cien por cien especulativa fue la que “honró” este gobierno argentino de Macri, endeudándose para poder hacerlo, provocando nueva deuda externa, con el agravante que pagó el 100% de lo reclamado, más intereses y gastos según lo requerido por los fondos buitre, sin intentar negociar una rebaja dado que eran evidentemente exagerados.

Los fondos buitre nunca exigen el pago de la totalidad de los bonos en su poder. Siempre conservan una parte de esos bonos para futuras especulaciones, con el objetivo de poder presionar a los distintos gobiernos, exigiendo las condiciones de pago más extremas.

En el caso del pago efectuado por este gobierno, también hicieron lo mismo. Se quedaron con cierta cantidad de bonos. De manera que no es cierto que se “solucionó” el problema de los fondos buitre. Se les pagó el 100 % del valor de los bonos más intereses y gastos, pero pueden reclamar en cualquier momento por el cobro en similares condiciones de otros bonos que han conservado especulativamente

El poder económico concentrado y centralizado internacional está organizado en conglomerados empresarios donde una empresa posee o controla varios miles de otras empresas. Dado el poder de lobby que ha tenido, por ejemplo, el fondo buitre de Paul Singer, el beneficiado con el pago de este gobierno, todo hace suponer que no está solo, sino que pertenece a un gran conglomerado empresario mundial, [3] de otra manera es difícil de explicar su poder de lobby. Se sabe que financió gran parte de la campaña electoral de Macri, y que el acuerdo de pago era anterior a las elecciones.[4]

También cabe suponer que la política especulativa de los fondos buitre es una estrategia del conglomerado internacional al cual pertenecería. Esto se deduce del hecho de que no pueden ignorar que el endeudamiento que provoca en los países el injustificado, desmesurado y especulativo reclamo de cobro de los bonos al 100% de su valor nominal es, en muchos casos, impagable. La estrategia final de los conglomerados parece ser la de operar a través de una de sus empresas controladas, un fondo buitre, para provocar en el país deudor una deuda impagable. En ese caso exigiría el pago de la deuda en especie, en bienes, como sucedió en la Argentina en la década del ’90 con la privatización de empresas estatales y hoy está sucediendo en Grecia.[5] En este país exigen el pago de una deuda impagable entregando islas[6]. Probablemente, llegado el momento adecuado, le exigirán a la Argentina empresas como Vaca Muerta, entre otros bienes físicos. Esto no es nuevo. Rivadavia tomó préstamos con la banca Baring, con la garantía de tierras de la Provincia de Buenos Aires.[7][8] Poco después como necesitaba financiación y no podía vender las tierras, implementó la enfiteusis, especie de arrendamiento, al que accedieron en lugar de colonos gran número de terratenientes. Finalmente, las tierras en enfiteusis pasaron a poder de los terratenientes que oficiaban de enfiteutas. Y el crédito de la Baring Brothers se pagó en 1904 .[9]


El pueblo argentino tiene que tener claro que el fondo buitre de Paul Singer nunca prestó nada. No se trató de un caso en el cual “había que honrar los préstamos” sino de la adquisición especulativa de bonos en default, o a punto de estarlo, para cobrar el 100% de su valor nominal.






[1] Ver por ejemplo en wwwnudos gordianos.blogspot.com.ar (sin punto entre www y nudos gordianos), link http://wwwnudosgordianos.blogspot.com.ar/search?updated-max=2015-02-27T17:07:00-08:00&max-results=7&start=18&by-date=false, “La Securitizacion o Titulización: de los préstamos “normales” a la especulación extrema”. También en Rebelión.org y en Kaosenlared.net

[2] Ver el artículo de Carlos Burgueño, Pesadilla buitre, una costosa salida “a la peruana, en el diario Ámbito Financiero del viernes 20 de junio de 2014, http://www.ambito.com/diario/746125-pesadilla-buitre-una-costosa-salida-a-la-peruana

[3] Leer, entre otros, el artículo Quien controla el mundo: las 10 empresas que participan en más de 40.000, Narciso Pizarro, El Salmón Contracorriente, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=210673, 2016.4.2

CONTRA.INFO. COMUNICACIÓN ALTERNATIVA
“Singer financió la campaña de Macri” Por Carlos Rossman, El periodista norteamericano Greg Palast …./…denuncia que Singer, uno de los más grandes usureros del mundo financiero mundial, financió la campaña de Macri en Argentina aportando 2 millones y medio de dólares.
http://abcenlinea.com.ar/periodista-de-la-bbc-califico-de-presidente-titere-a-macri/, ABC en línea, 12.3.2016 Periodista de la BBC calificó de “presidente títere” a Macri
[5] La deuda griega fue “inventada” por la banca alemana, exigiéndole compra de armamento de guerra que Grecia nunca necesitó, por un monto impagable por Grecia. Hoy en día sigue reclamando ese tipo de compras, mientras cobran la deuda en especie, por ejemplo, obligando a Grecia a entregar islas.
Ver, por ejemplo, Armas, deuda y corrupción, de Frank Slijper, abril de 2013.

[6] http://www.telesurtv.net/news/Presion-de-UE-lleva-a-Grecia-a-vender-islas-para-pagar-deuda-20150720-0043.html, Telesur, 20 de julio de 2015, Presión de UE lleva a Grecia a vender islas para pagar deuda. El Primer Ministro Alexis Tsipras se vio obligado a poner en venta más de mil 200 islas del mar Jónico, debido a las presiones financieras del Eurogrupo.
[7] Ver, por ejemplo, en  el libro “Néstor y Cristina Kirchner, Planificación y federalismo en acción”, de Julio de Vido  y Federico Bernal , Ed. Planeta, 2015. Pág. 38: “…ejecución de la ley que manda dar en enfiteusis las tierras de propiedad pública”, y más abajo en la misma página: “…Miron Burgin… explica que “Al gobierno le está prohibido por ley vender las tierras públicas…” y sigue Bernal: “Ante la falta de patrimonio público que privatizar, el suelo ocuparía su lugar”.
Y en llamada al pie de página se sigue citando a M. Burgin: “extiende a toda la Nación la garantía hipotecaria que grava la tierra de Buenos Aires”.

[8] Ver también en el sitio http://historiaybiografias.com/oligarquia6/, Historia Argentina - Ley de Enfiteusis de Rivadavia - Reparto de la Tierra Publica Objetivo, donde se puede leer también el siguiente texto de H. Giberti:La enfiteusis. La enfiteusis dejó triste saldo de su tortuosa aplicación: de 1822 a 1830. 538 propietarios en total obtuvieron por lo menos 3.026 leguas, o sea 8.656.000 hectáreas. Alcanzado este límite, la enfiteusis no convino más a los propios interesados que la votaron: son los grandes enfiteutas —los mismos que clamaban por limitaciones en las superficies acordadas cuando ellos alcanzaron límites casi infranqueables— los que ahora desean abolir el régimen. La actitud era lógica pues no convenía mantener esas enormes extensiones bajo un sistema que en definitiva reservaba las tierras al Estado: además, pese a todos los favoritismos, no se pudo evitar que se abrieran camino hacia la tierra, y su explotación directa, otros productores cuya proliferación afectaría fundamentalmente privilegios creados de antiguo.”

GIBERTI, Horacio C. E.: Historia económica de la ganadería argentina.
EL EMPRÉSTITO DEL BARING, por Felipe Pigna: Para 1904, cuando se terminó de pagar el crédito, la Argentina había abonado a la Casa Baring Brothers la suma de 23.734.766 pesos fuertes.”




domingo, 1 de mayo de 2016

Primera movilización del conjunto de los trabajadores bajo el nuevo gobierno

Primera movilización del conjunto de los trabajadores bajo el nuevo gobierno



La gran movilización obrera del 29.4.2016 constituye la verdadera votación del pueblo. Mucho más genuina y representativa que el ballotage de diciembre 2015 entre Macri y Scioli donde resultó ganador el primero por alrededor de dos puntos.

El resultado de esa elección nunca reflejó la verdadera preferencia de la mayoría de la población, sino que fue principalmente producto de una campaña publicitaria ideada por Durán Barba y otros asesores para producir un shock de votos volátiles y pasajeros pero que podrían garantizar el triunfo electoral. Esta campaña se basó en influenciar el voto centrista, el más vulnerable y el voto de una parte de la juventud, como la que concurre a la escuela secundaria, para la que usaron una legión de militantes en los colegios y los barrios, seguramente paga, utilizando dinero en abundancia proporcionado en parte, por Paul Singer, titular del principal fondo buitre, y otras fuentes del gran capital internacional.

La movilización de ayer es la verdadera votación porque abarca a la mayoría del pueblo argentino, el sector asalariado, incluida la clase obrera. Queda afuera solamente una parte de la clase media, cuya dimensión es incierta.

Cierto que se basa en la experiencia de despidos, inflación, aumentos de tarifas, etc., de los últimos cuatro meses postelectorales, pero esto ha posibilitado a la población comprender mucho más cabalmente cual es la verdadera política del macrismo.

No cabe duda que después de la multitudinaria movilización de ayer, que como sucede siempre, representa a muchos más que no fueron pero que adhieren, la opinión pública predominante se ha transformado de un día para el otro, objetivamente, en contraria al gobierno.

El segundo aspecto que se destaca es que los dirigentes de las organizaciones obreras convocantes han ocupado el centro de la escena, si bien formalmente sindical, con implicancias políticas objetivas, compitiendo de hecho con el posicionamiento de Cristina Fernández de Kichner. La base social para luchar contra la política del gobierno es la que estuvo movilizada ayer. Las posibilidades concretas de dirigir la resistencia está en manos de estos dirigentes. Cristina no puede ofrecer una alternativa mejor, porque el resto de la base social con posibilidades de resistencia es solamente una parte incierta de la clase media, mucho más volátil e inestable que el movimiento obrera. Aunque es cierto que Cristina tiene una capacidad de convocatoria que incluye una buena parte de los que se movilizaron ayer. Pero Cristina, y el FPV en particular no tienen,  todavía al menos, un plan de resistencia concreto, mientras que los sindicalistas están en condiciones de canalizar la resistencia natural de los trabajadores a la ofensiva del capital concentrado representado en este gobierno.

Desde ya que estos dirigentes distan mucho de ser combativos y consecuentes en la lucha. El mejor y más comprometido es Yasky. El otro extremo es Moyano, que en los últimos tiempos ha sido más empresario que dirigente sindical. Junto con Miceli y Caló, son los tres burócratas sindicales. Es probable que Moyano negocie con Macri nuevamente, o siga las negociaciones, como lo revela su discurso conciliador con éste. Detectaron que la base de los trabajadores estaba muy inquieta y actuaron para evitar que los desbordara. Pero es sólo la foto del día. Lo que sí es muy importante es que no hay otros que tengan capacidad de convocatoria nacional, porque están aprovechando el lugar que históricamente ocupó la CGT como convocante del conjunto de los trabajadores. Y es muy difícil que surjan a corto plazo dirigentes de base realmente combativos que tengan esa capacidad de convocatoria.

El surgimiento de estos dirigentes combativos de base es necesario y muy importante, pero todavía no hay noticias, por lo menos de dominio público, de que esto suceda. Y también sería importante que alcanzaran dimensión nacional, incluido el poder de convocatoria. Pero no es algo sencillo ni fácil, no sucede siempre. Muchas veces después de muchos intentos de consolidar una resistencia efectiva surgida desde las bases sin resultados importantes comienza a predominar el desánimo.

No hay ninguna certeza de que los manifestantes agrupados en organizaciones sindicales respondieran normalmente a Moyano, por ejemplo, o cualquiera de los cuatro. Pero aprovecharon que era una convocatoria nacional para concurrir masivamente. Lo mismo sucedió con un número elevado de trabajadores no encuadrados específicamente en organizaciones sindicales.

Obviamente que esto solamente es la instantánea del día. No se puede predecir que sucederá, dependerá de muchos factores que todavía no se han desarrollado, de cómo pueda evolucionar en lo sucesivo la situación política, así como la política efectiva que desarrollará la propia Cristina, y si estos dirigentes se mantienen consecuentes al frente de la resistencia y se animan a elevarla a nivel político, lo que de hecho es muy improbable.

Desde ya que si todo el proceso desemboca en una alternativa electoral que canalice pacíficamente la resistencia, la principal candidata es Cristina Fernández de Kirchner, a pesar de todo. Para competir con esa candidatura estos dirigentes deberían transformarse en verdaderos dirigentes políticos, perfil que hasta ahora nunca han tenido cabalmente.

El tercer aspecto que hay que señalar es que en la convocatoria y en los discursos de los titulares de las 4 centrales obreras hubo un claro llamado a la unidad, reforzado por la propia unidad de los dirigentes, con promesas incluso de concretar una sola CGT. Lo más importante de esto es que instala en la base de los trabajadores esa idea de unidad, fundamental para el éxito de la resistencia.

En cuarto lugar hay que preguntarse si lo sucedido ayer se desarrollará hacia una verdadera oposición política al gobierno macrista, o se limitará a reclamos contra despidos, disminución del salario real, etc.

Incluso puede suceder que los sectores que avancen hacia una dimensión más política busquen la dirección de Cristina Kirchner si estos dirigentes mantienen su liderazgo en los límites reivindicativos, sindicales.

Carlos A. Larriera

1º.5.2016